Archivos Mensuales: septiembre 2011

Sexo sin penetración

Sexo sin penetraciónLa mayoría de las personas tienen arraigada la idea de que la penetración es la frontera final del sexo.  Es muy difícil romper con este esquema cultural y sociológico, es como si por alguna razón todos los seres humanos tuviéramos el cuerpo programado para dar justo con el camino clásico para llegar al orgasmo, penetrar hasta el éxtasis y luego reposar, eso es fantástico pero no es la única manera de tener sexo.  Hay inclusive quienes piensan que si no hubo penetración no hubo buen sexo, lo cual es completamente falso.

A la hora del sexo la penetración es una opción como lo puede ser cualquier juego sexual, los amantes realizan acciones espontáneas, influenciadas por su libido o por la “calentura” del momento.  Si habrá o no penetración, es decisión de los amantes, aunque la recomendación es dejarla hasta el final y practicar juegos sexuales previos todo el tiempo que sea necesario, sin apresuramientos.

Sólo cuando la penetración deja de ser el objetivo final, surge la musa de tu sexualidad, tu creatividad entra en acción y comienzas a ensayar cosas nuevas y fascinantes. Alternativas como los juguetes sexuales, la lencería, las caricias interminables o las fantasías sexuales, pueden inclusive hasta reemplazar la penetración en casos excepcionales sin que se pierda el erotismo del momento. Cuando dejes de conformarte con el sexo mediocre y aburrido, en el que la penetración se convierte en algo predecible y automático, empezarás a darte cuenta del universo interminable de opciones que el sexo tiene preparado para ti y tu pareja.

Cambia el chip y explora!

Anuncios

Multiorgasmo masculino

Multiorgasmo masculinoEs muy bien sabido que un hombre fuerte y bien dotado puede hacerlo varias veces en una noche con su pareja, pero, ¿Qué significa hacerlo varias veces? Para la mayoría de hombres significa tener un orgasmo, eyacular, espera unos minutos y volverlo a hacer, y aunque esto está bien para disfrutar largas horas de sexo, muchos hombres después del primer orgasmo, que suele ser rápido, pierden muchísimo su excitación y su deseo para hacerlo una segunda vez, y si contamos que un hombre para eyacular necesita en promedio 6 minutos y una mujer 20, entendemos la razón por la que muchas mujeres nos sentimos insatisfechas en la cama.

Para disfrutar de las maravillas del sexo, no puedes ser tú la única en esforzarte en aprender y practicar cosas nuevas, también de él depende conocer su cuerpo y aprender técnicas para mejorar su sexualidad, por ejemplo, controlar sus orgasmos. Aunque la mayoría de hombres y mujeres lo ignoran, el orgasmo y la eyaculación son dos procesos físicos diferentes e igualmente controlables.

Probablemente tu hombre no conozca su capacidad multi-orgásmica ni de lo que tiene que hacer para desarrollarla. Si lo animas y le ayudas, se sentirá sexualmente más fuerte y mejor amante, y tú te lo agradecerás a ti misma después de recibir intensas horas de placer.  Si tienes un amante divertido y ardiente, lo más seguro es que se interese en aprender algo nuevo para gozar más del sexo, así que enséñale estas técnicas para controlar sus orgasmos:

1. El tendrá que ejercitar sus músculos del amor, deberá hacer los mismos ejercicios que tú haces, contrayendo y relajando los músculos con que controla la micción. Fortaleciendo estos músculos no solo aumentara la intensidad de su orgasmo sino que también podrá regular la eyaculación fácilmente.

2. Cuando estés teniendo sexo con él, déjalo llegar hasta el clímax y detén su orgasmo. Aprieta exactamente debajo del glande durante 30 segundos, tira el pene en dirección al ano o tira sus testículos delicadamente hacia abajo, con cuidado, nada de brusquedad, no querrás que se desanime fácilmente.

Una vez que hayas detenido su eyaculación, continúa gozando de la deliciosa faena sexual y cuando vuelva a acercarse al clímax, repite el proceso.

Ten paciencia y perseverancia, recuerda que el mejor sexo es el que requiere esfuerzo y práctica. Si tanto tú como él hacen los ejercicios recomendados, conseguirán contener la eyaculación y provocar en él orgasmos más cortos pero igual de placenteros, al final quien se beneficiará con los resultados serás tú, ya que conseguirás que él te de todo el placer que necesitas y la pasarán muy bien juntos.  Una vez que se sientas satisfecha, no contengas más su eyaculación y prémialo para que se venga sobre ti intensamente.

Se lo merece, fue un buen alumno. Guiño

Candaulismo

CandaulismoLos celos radicales denotan inseguridad, significa que no confiamos en nuestra pareja lo suficiente como para aceptar que el ó ella puede ser objeto de las miradas o insinuaciones de otras personas, y más aún, creer que nuestra pareja no está lo suficientemente comprometida en la relación que la lleve a cometer una infidelidad, pero, ¿qué pasa cuando sucede todo lo contrario?, es decir confiamos tanto en nuestra pareja y existen tal grado de seguridad en la relación, que somos capaces de permitir, bajo nuestro consentimiento, que nuestra pareja se involucre sexualmente con otra persona, o más aún, excitarnos ante esta situación hasta el punto de ser testigos presenciales de sus encuentros sexuales.  Esta parafilia se denomina Candalagnia o Candaulismo.

Muchas parejas pueden llegar a situaciones de candaulismo si mantienen relaciones muy sólidas y maduras.  En vez de sentir celos de que otra persona corteje a nuestro compañero/a, detalles como una mirada, mensajes privados, piropos, insinuaciones y provocaciones, despiertan mutuamente el deseo sexual, y en vez de ocultar estas situaciones como normalmente se haría, la pareja se comunica y las comparte, logrando un efecto contrario a los celos que hace que la pareja se desee y se valore más.

La situación podría ir más allá y la pareja podría optar por hacer realidad sus fantasías, incluyendo poco a poco a alguna tercera persona en la relación.  La manera de hacerlo podría ir desde mantener un chat atrevido con esa persona, una cita, un beso o hasta la aceptación explícita de la pareja de que uno de los dos mantenga sexo con esa tercera persona mientras el otro observa.  Esto no se considera un trio porque el observador solo se limita a eso, mas no a participar, esa tercera persona ha aceptado ser parte del juego y se abstiene a reglas claramente establecidas por la pareja.

Muy pocas parejas logran tal nivel de comprensión, ya que a la mayoría nos gobierna lo que en psicología denominamos “reflejo de retención de la pareja”.  En situaciones de celos lo que más nos mortifica es la falta de sinceridad y la pérdida de la confianza, pero cuando se logra tal nivel de confianza y honestidad en la pareja, se puede crear un vínculo tan fuerte entre ellos que supera cualquier tabú, incluyendo la aceptación de que su pareja es un ente sexual que puede disfrutar del sexo con otra persona, y nosotros encontrar placer en esa situación.  Aunque esto parezca algo descabellado por nuestras influencias sociales, no lo es, siempre y cuando la pareja se sienta completamente a gusto con esta práctica y no se lo haga por imposición o presión.

Como en todo juego sexual, todo es permitido en libre consentimiento de la pareja, siempre y cuando no atente contra la voluntad o la integridad de las personas.  Habla con tu pareja acerca de situaciones de celos que los perturban.  No insinúo que toda pareja debería recurrir a la candalagnia como medio de ser creativo y romper la monotonía, no todas las parejas están preparadas mental y emocionalmente para ello, pero debemos saber que hay quienes lo practican y han sabido sacar provecho de una situación como los celos que, para la gran mayoría, es decisiva para la terminación de la relación.

Verano del 69

Verano del 69Dar y recibir placer oral son dos cosas magnificas y enormemente gratificantes para nuestra vida sexual y seguramente ya lo has experimentado con tu pareja gracias al popular y excitante 69.  Existen 3 posiciones en las que lo puedes hacer, coloca a tu pareja boca arriba y ubícate encima de él boca abajo, coloca tu vagina en su boca, utiliza tus manos y tu boca para estimular su pene, trata de que tus rodillas y tus codos aguanten un poco el peso de tu cuerpo para que él pueda tener comodidad y masajear tus senos si lo desea, él tendrá una perfecta visión de tu vagina y podrá saborearla completamente; en la segunda posición él se coloca encima, pero sin apoyar su cuerpo en el tuyo para no cansarte sobre todo si es un poco pasado de peso, él debe tener su pubis separado de tu cara para que puedas jugar con su pene libremente, levanta tus piernas para que pueda lamer y besar toda tu vagina; la tercera posición podría resultar incómoda pero es igual de excitante, tú y él se colocan de lado en una especie de abrazo invertido a nivel de las caderas.  A pesar de que todo es válido en el sexo, no es recomendable hacerlo de pie como en mucha películas porno, ya que él debe tener mucha fortaleza física en sus piernas y tú debes ser delgada, es una posición cansada y al estar tu boca abajo no te permite relajarte.

Lo importante en el 69 es tener coordinación en el placer que das y el que recibes, procura ir con tu pareja al mismo ritmo, al ser una posición tan excitante no te apresures y tómenlo con calma, procura entender lo que quiere tu pareja y exprésale de la misma manera lo que tu deseas, y, como en cualquier otra posición sexual, solo relájate y disfruta.

A ponerlo en práctica Guiño

En 2×2

En 2x2Existen algunas desventajas de esta posición, por ejemplo, no te puede besar y se pierde el contacto visual, pero nadie duda que estas es una de las posiciones favoritas de todos los amantes ya que es la más directa y provocativa invitación femenina diciéndole a su pareja, poséeme, estoy lista, quiero sentirte dentro de mí.

Cuando el esta detrás de ti, tus nalgas y tu ano queda completamente expuesto y eleva su libido al máximo, tus senos quedan libres y el los puede acariciar fácilmente, tú recibes estimulación directa en el clítoris por la presión que ejerce su pene en tu vagina, la vulva y el perineo, además, el recibe estimulación extra en el escroto y el ángulo de penetración es perfecto para ambos, sus manos libres pueden agarrar firmemente tus nalgas y, si te sientes cómoda, puedes recibir unas leves nalgadas que estimularán más tu placer.

Te dieron ganas de hacerlo? A mi si Guiño

Vestirse para el éxito

Vestirse para el éxitoEn juego de seducción, se requiere que hagamos uso de todas las estrategias para cautivar y elevar los sentidos.  Los hombres te desean, no porque conozcan cada detalle de tu cuerpo, sino porque se deleitan con el erotismo y la sensualidad de la ropa, lencería, zapatos y accesorios que usas, y en la medida que cuides cada detalle de tu vestimenta, inclinarás la balanza a tu favor a la hora de conquistar a ese hombre que tanto te gusta.

Usar prendas bonitas y sexys, que al mismo tiempo resalten tus atributos y oculten alguna imperfección, es un complemento final que te define como una mujer completa. Vístete pensando en complacerle la vista, hacer volar la imaginación y mostrar delicadamente y con clase tus encantos.  Ten presente que la ropa debe ser una extensión de tu personalidad, que acentúe la seguridad en ti misma y que vaya de acorde a lo que haces o al lugar que visitas, nunca uses algo que no te haga sentir bien, recuerda que dependiendo de lo que uses, puedes ser elegante y sexy para visitar una Iglesia, ir al trabajo, salir de noche con tus amigos, o para esa cita especial. 

En la intimidad, vístete pensando en que lo que usas va a ser parte de los juegos sexuales.  Los hombres se fijan en cada detalle de lo que llevas puesto y con mucha más razón la lencería debe hablar bien de ti.  Suelta tu pelo y camina por la habitación, modela ese nuevo babydoll que compraste, sedúcelo con tu mirada y poco a poco despójate de todo con mucha sensualidad.  La lencería fue creada para que los hombres la disfruten con detenimiento, pasión y erotismo.

Recuerda, lo que uses define tu personalidad, la vestimenta es ese elemento que podría ser el factor determinante para que el día sea perfecto o no, como te sientes es como te ven, y ante todo, lo más importante, nunca olvides salir de tu casa con tu mejor accesorio, tu sonrisa.

No te engañes

No te engañesA pesar de haber muchas evidencias físicas que un hombre con experiencia puede notar, una mujer siempre tendrá la capacidad de fingir un orgasmo.  Tal vez ya lo has hecho varias veces y ellos no se han dado cuenta, pero, ¿en qué circunstancias conviene hacerlo?.  Las principales respuestas de las mujeres ante la pregunta de por qué fingimos un orgasmo son: “para que él no se lleve una mala impresión de mi” o “para hacerlo sentir bien”, y aunque estas razones son válidas pensando en su complacencia, debes darte cuenta que al fingir un orgasmo te estas convirtiendo en cómplice de un sexo mediocre.

Fingir el orgasmo es una muestra de que no eres capaz de pedir ni de recibir lo que necesitas para estar satisfecha, y aunque muchas mujeres piensen lo contrario, el engaño es peor para ti que para él, es el camino fácil y un desperdicio de valioso tiempo ya que al hacerlo, realmente alejas más las posibilidades de tener un orgasmo real.

Si finges tus orgasmos, el seguirá tocándote de la misma forma y haciendo las mismas cosas que cree que funcionan contigo.  Muchos hombres piensan que lo que les funciono con una pareja, va a funcionar con otras parejas y no es así, él estará convencido de ser un gran amante contigo, ese que te hace jadear, gemir y temblar en la cama, cuando la realidad es que, si no lo guías en la forma como te gusta ser tocada, estimulada y amada, estás siendo deshonesta con él y contigo misma y seguirás sintiéndote insatisfecha e infeliz.

Si no tienes la valentía de explicarle lo que más te place, es porque no tienes confianza o no tienes una buena comunicación con él, y en este caso, ¿cómo esperas que el sexo entre los dos funcione?.  Si trabajan juntos seguro lograran encontrar la forma de satisfacerse mutuamente a través de diferentes ejercicios que pueden realizar.  Masturbación, sexo telefónico, juguetes sexuales, etc., son algunos de ellos, lo importante es relajarse, tener imaginación y disfrutar del momento juntos.

Así que, no lo esperes más, atrévete a hablar sobre lo que más te gusta y ¡Lánzate!

Arriba las mujeres

Arriba las mujeresEsta posición es muy excitante para ti porque tienes el control y sabes que puedes hacer lo que quieras.  Recuesta a tu pareja boca arriba y colócate encima de él frente a frente, puedes adoptar 3 posturas para experimentar diferentes sensaciones: si te quedas perpendicular a su cuerpo, experimentarás una penetración profunda y podrás contonearte suavemente en círculos mientras él acaricia tus pechos, él puede ayudarte subiendo su pelvis a tu ritmo o si es un hombre fuerte, puede agarrar tus caderas para ayudarte a subir y bajar; también te puedes inclinar hacia atrás para que su pene estimule mejor tu punto G, conseguirás que él retarde su orgasmo y que tenga un excelente ángulo de visualización de la acción; finalmente te puedes inclinar hacia adelante para besarlo y dejar que él acaricie tus nalgas o introduzca sus dedos en tu ano.  En cualquiera de estas 3 posturas, él entrara dentro de ti tan profundamente como quiera, sin mucho esfuerzo físico, y sentirá las contracciones musculares de tu vagina cuando llegas al orgasmo con lo que lo harás delirar de placer.

En cualquiera de las posiciones en las que tu estás arriba, le producirán a el la sensación de sexo salvaje que les encanta a todos los hombres.  Al verte encima de él, admirará la seguridad de una verdadera amante y te deseará aún más.

Qué esperas, hazlo esta noche Guiño

Tu primer trío

Tu primer tríoExisten muchos tabúes alrededor de los juguetes sexuales, he visto como muchas personas se incomodan solo de verlos en los escaparates de las tiendas, otros, un poco más audaces, entran y preguntan por ellos, pero solo unos cuantos se atreven a comprarlos, lo cierto es que estos juguetes constituyen un excelente complemento de estimulación, fantasía y generadores de placer a la hora del sexo, ya sea de manera personal y en pareja.

En el mercado existen una gran variedad de juguetes, estimuladores vaginales, anales, duales, vibradores eléctricos de diferentes tamaños.  Dependiendo de lo que más disfrutes en la cama puedes adquirir el juguete preciso para estimularte. Familiarízate con ellos en la intimidad de tu habitación mientras te relajas y dejas volar tu imaginación.  Si te cuesta usarlos al principio, pídele a tu pareja que te acompañe por teléfono mientras los usas.  Ten a la mano productos lubricantes si eres de las mujeres que no lubrica lo suficiente de manera natural o si lo piensas usar por la vía anal.

Una vez que ya te sientas más segura contigo misma, puedes incluir estos juguetes a la hora de hacer el amor con tu pareja, mastúrbate delante de él con uno de ellos, muéstrale la forma como te gusta usarlos y deja que él lo haga por ti, de esa forma tus manos estarán desocupadas para atender otras partes de tu cuerpo como tus senos o para ofrecerle sexo oral mientras tienes la sensación de ser penetrada.  Al momento del coito, puedes usarlos para fantasear con una doble penetración, y dependiendo de la predisposición y los prejuicios de tu pareja, puedes usarlos también con él para estimular su punto G masculino.

Recuerden que no hay nada de malo en experimentar cosas nuevas en el sexo y que usar juguetes sexuales es algo natural, tan natural como la curiosidad y las ganas de pasarlo bien.  Créeme, por experiencia se lo que te digo. Guiño

Baila

BailaMantente en constante movimiento! El acto sexual es una danza que requiere agilidad y dinamismo.  Si quieres pasarla bien con tu pareja, aprende a mover tus caderas, tu cintura y tus piernas, tal como lo haces en una pista de baile.  No importa la posición en la que estés, siempre puedes hacer un movimiento que marque el ritmo del placer.

Busca una posición que te permita adaptar tu cuerpo al de él, habrán algunas que le permitan a tu pareja mayor profundidad de penetración y otras que faciliten el roce de tu clítoris contra su hueso pélvico. Encuentra el ritmo y el movimiento que mejor les haga sentir a los dos.  Gira circularmente tus caderas, juguetea con tu pelvis y déjate llevar por la música del deseo. Nunca te quedes inmóvil.  Hacer el amor es bailar al ritmo de la pasión, imagina que estás sola frente a un espejo y baila al son de la música, la que mas te gusta, la que mas te excita, la que más te hace gemir y gritar de placer.