Archivo de la categoría: Psicología

Evitar la ruptura en una relación de pareja

Dentro de las relaciones de pareja, un fin que siempre es deseado por la gran mayoría, es tener una relación donde predomine la felicidad y que esta dure el mayor tiempo posible. Solo si te has enamorado de alguien que te corresponda (que tiene objetivos y aspiraciones similares a ti), no caigas en el error de no cuidar la relación y acomodarte con el paso del tiempo, pues solo se tendrá el fracaso o ruptura en la relación. Es muy importante tener en cuenta que ir detrás de alguien que no te corresponde o te hace daño solo te aportara sufrimiento, es así de simple y no hay que darle mas vueltas, en este caso lo mas sensato es alejarse de esa relación inadecuada.

La fase del enamoramiento, es ese estado emocional invadido por la alegría, en el que los individuos se idealizan, no dura eternamente. El paso del tiempo, la monotonía, la convivencia desgasta muchas relaciones y en muchos casos el amor del principio se ve esfumado. Es importante no dejar que nos suceda si realmente queremos tener una bonita y duradera relación.

La clave para mantener la pasión en pareja es ante todo, la voluntad de ambas personas de luchar para que la relación sobreviva. Para ello existen tres elementos básicos que son el deseo, la ternura y la amistad. Cada una de estas partes es primordial en el desarrollo del amor verdadero y es imprescindible tanto para el comienzo del enamoramiento como para posteriormente una relación basada en la afinidad y en el amor.

A continuación te muestro algunos consejos para evitar que una relación se enfríe y llegue a terminarse.

Luchar por conservar lo que se tiene
Cuando logramos algo importante en nuestra vida ya sea material. De ámbito laboral como en el amor, nadie nos garantiza que será para siempre. De cada uno depende el querer conservarlo, mejorarlo y ante todo, disfrutarlo. De lo contrario, todo aquello por lo que en su día luchamos por tener tarde o temprano se nos será arrebatado.

El futuro se construye del presente
Un árbol nunca llegara a ser hermoso si no se cuida día a día. Así para evitar una ruptura, hay que mimar y cuidar la relación cada día, para que sea sólida y hermosa. Jamás se debe bajar la guardia, pues lo que parece hoy una planta resplandeciente, mañana te la puedes encontrar mustia.

Demostrar el cariño no solo con palabras, sino con hechos
Con pequeños detalles como dar un masaje antes de dormir, hacerle la comida de vez en cuando, etc. Pensar en aquellas cosas que pueda hacer feliz a tu pareja.

Comunicación
Es importante interesarse por las preocupaciones, ilusiones y problemas de tu pareja. Tus consejos, ternura y sobre todo el saber que se escucha con interés hace que la relación sea más hermosa y feliz. No sentirse escuchado es no sentirse querido, por tanto escuchar a tu pareja como si no la conocieses aviva la llama de la relación.

Confianza
Deja de un lado los celos que son una forma de obsesión y es fruto de la inseguridad, la desconfianza o la baja autoestima, que conlleva a situaciones que no hacen feliz a nadie. Por tanto es importantísimo tener cada uno su espacio de intimidad para conseguir una relación sana.

No analizar constantemente un pasado doloroso
No tiene sentido hablar del pasado para recalcar aspectos negativos del otro. El pasado “pasado esta”, si quieres que una relación funcione no hay que revivir los problemas del pasado sino aprender de los errores, e intentar mejorar y seguir adelante.

Evitar la rutina en su sentido amplio
Pues se convierte en aburrimiento que debería ser cariño y amor. Añade novedades, sorprende a tu pareja con algo inesperado.

En definitiva lo más importante es saber valorar, cuidar y mimar lo que tienes para que la relación se mantenga hermosa, sólida y duradera. No caigas en el error de muchas personas de valorar lo que se tenia cuando ya lo has perdido, por que entonces quizás ya sea demasiado tarde.

Anuncios

El Bizarro Juego de Dolor por Placer

El juego dominación – sumisión se nutre de palabras, actitudes o elementos y cada uno de ellos ofrece un abanico de distintas posibilidades para crear situaciones diferentes y variadas. Es evidente que estas propuestas solo se entienden en clave lúdica y dentro de un contexto determinado y consentido que le quita a las palabras y las actitudes el sentido y el poder agresivo que tienen en relaciones reales.  La supremacía se demuestra a veces através de las palabras, influyen desde el tono de la voz hasta el tipo de palabras empleadas: insultos, vocablos humillantes, tonos imperativos y bruscos, frases amenazantes. La fuerza que tiene las palabras, su significado y la intensidad o el tono burlón, imperativo o enérgico suelen disparar por si solas la excitación de quien las pronuncia y de quien las recibe.

Cuando a las palabras se suman actitudes, se toman decisiones, por ejemplo, trasladar el juego a sitios públicos. La relación dominante – sumiso continúa en las mismas condiciones con un hecho adicional importante, ya no se limita a la privacidad, sino que se traslada aun escenario público en el que la acción se desarrolla delante de desconocidos que ignoran los códigos de la relación. Esto supone un paso mas en los niveles de excitación perseguidos por los amantes, sube la adrenalina y las cotas de placer se disparan.  Este aspecto atractivo del juego se puede dar mediante las palabras, mediante órdenes concretas.

Pero a las palabras  y las actitudes también pueden sumarse elementos que ayudan a la representación de escenas concretas donde los papeles de dominante y sumiso quedan de manifiesto. El uso de mordazas para privar de la palabra al dominado y dejarle claro que su voz no tiene importancia, o el uso de riendas y frenos para jugar a montar, o mascara, capuchas  u otros elementos que en ocasiones hacen que la situación, previamente consentida, caiga en la humillación del sumiso.  No necesariamente del estado de subordinación debe pasarse al de la humillación, pero a veces ese paso se busca como un nuevo registro del placer.

Erotismo fotográfico

A nosotras las mujeres siempre nos ha gustado vernos y sentirnos deseadas.  Desde épocas ancestrales el erotismo gráfico ha quedado registrado a través de sugestivas pinturas de desnudos, muchas de las cuales son verdaderas obras de arte, no solo por la pintura o el artista, sino también por la belleza, sensualidad y exuberancia del modelo femenino en el cuadro.  Posteriormente, la cámara fotográfica se encargó de capturar la sensualidad femenina haciéndose popular en la industria de revistas para adultos, pero no es con el auge de la cámara digital, amplia mente utilizada en nuestros tiempos, en que la fotografía erótica se ha convertido en un tema casero muy practicado por personas y parejas, en una especie de desahogo exhibicionista muy saludable psicológica-mente.

Si nunca lo has hecho, te animo a hacerte una sesión de fotos eróticas cuando estés sola en casa.   Cuando más creativa seas los resultados que obtendrás serán mucho mejores, busca los ángulos más bellos de tu cuerpo y las posiciones que más te gustan, siéntete sexy, atrevida y seductora, utiliza espejos y el temporizador de la cámara para captar las mejores tomas.  Cuando creas que hayas terminado escoge las mejores y guárdalas en un lugar secreto y seguro, el resto elimínalas.  De vez en cuando revisa tus fotos secretas y procura mejorarlas, seguro encontrarás esa parte de tu cuerpo que no imaginabas que se vería tan bien, o tal vez unas libras de más que frente al espejo no te habías dado cuenta.  Diviértete tu sola y tu cámara digital, es un excelente ejercicio que mejorará tu autoestima y confianza en ti misma.

Recuerda que la mente es la parte mas erótica del cuerpo, por que es allí donde surgen las ideas y los deseos.

 

Relato entre dos

Construir una fantasía sexual entre dos es un juego muy divertido, ayuda a fortalecer su relación como pareja e incrementa su libido como amantes.  Muchas parejas comparten entre si sus más ocultos deseos y porqué no hacerlo a manera de un juego que terminará, indudablemente, de una forma muy excitante.

Las reglas y límites al momento de crear la fantasía lo imponen ustedes como pareja, aunque recuerden que, al ser un juego, la creatividad debe predominar antes que los prejucios.  Empieza redactando un correo que describa una escena cotidiana y familiar en la que te ves envuelta a menudo y que deseas que termine en una aventura sexual.  Escribe unas pocas líneas y envía el correo a tu pareja, él debe continuar la historia donde te quedaste añadiendo unas cuantas líneas más.  Ahora es tu turno de continuar el relato poniendo un poco más de calentura y llevándolo a donde quieres que continúe la escena.  Así, poco a poco, se va creando una historia que solo ustedes sabrán el final.

Qué se diviertan 😉

Diálogo sin palabras

Cuando haces el amor, tus sentidos, y los de tu pareja, mantienen un importante dialogo que va más allá del juego de palabras y conquista.  Tú impresionas con tu aroma, agradas al tacto con tu piel, eres deseable con tu lencería y tu figura, incitas con tus gemidos y provocas su gusto con el sabor de tu piel, tus besos y tus fluidos.

Si eres consiente de esta mágica relación entre los sentidos y mantienes los tuyos alerta para percibirlo a el y para que el te perciba, habrás logrado desarrollar tu motricidad sensorial perfectamente y sentirás por todo tu cuerpo el sexo de la mejor calidad.

Cuéntale tus fantasías

Nunca olvides lo importante que es hablarle a un hombre de sexo, pero cuando lo hagas, asegúrate de hacerlo con total seguridad y naturalidad.  Hazle saber que al igual que él, tu también tienes fantasías sexuales, saber que tú fantaseas y piensas en como mejorar tu sexualidad es algo que excita a los hombres.

No hay nada más estimulante para la mente y la libido de un hombre que una mujer con una gran imaginación erótica que comparte sin miedo ni pudor los pensamientos sexuales que rondan su cabeza. Así pues, dirige su mente con un buen relato: el es tu público y tu tienes que conseguir captar toda su atención para que no pueda hacer otra cosa que pensar en lo que hará para complacerte.

Al contarle tus fantasías sexuales no omitas ni el más mínimo detalle, descríbelas paso a paso, tal cual las deseas y hazle saber que estás realmente interesada en que él las haga realidad. Para un hombre, ser el protagonista de una fantasía sexual femenina es más que un privilegio, un atractivo y candente estimulante.  Pon a prueba tu capacidad creativa y él te demostrara con sus actos lo buena que eres imaginando.  Nunca olviden que las fantasías son prácticamente inagotables ya que tenemos una mente muy fértil.

Una ducha estimulante

Busca la forma de persuadirlo para que vea como te duchas sin decírselo directamente.  Aprovecha cuando se este afeitando o cepillando sus dientes para darte una ducha, o también puedes pedirle que te pase algo y obligarlo a entrar al baño, cualquier excusa es buena: que te traiga una toalla, que vaya a buscar una crema o simplemente dejar la puerta entreabierta y que fisgonee a su antojo.

Una vez que consigas tenerlo dentro del cuarto de baño no dejes que descubras tus intenciones, actúa naturalmente concentrada en tu ducha. Seguramente intentará espiarte por que todos los hombres adoran y les excita idea del vouyerismo.

Los hombres encuentran irresistible a una mujer mojada e indefensa bajo el agua, algo tan simple, como ducharte frente a él, activará su apetito sexual.  Una vez que entre al agua contigo, deja que te abrace para que el agua caiga sobre los dos y ninguno sienta frío, la agradable sensación del agua tibia lo relajará y vigorizará su erección.

Un hombre en una ducha es una presa fácil y apetitosa, acarícialo provocativamente con el jabón hasta que no puedas resistir a sus desenfrenadas ansias de hacerte el amor. Ponte de rodillas frente a él y complácelo.  Siente como corre el agua fresca por tu rostro y refresca su miembro mientras tú te dedicas a darle placer.

Mastúrbense mutuamente bajo la ducha hasta conseguir un inolvidable orgasmo.

En las reuniones sociales

20111231-105404.jpg

Las fiestas y las reuniones sociales son los lugares mas indicados para el sexo excitante y peligroso. Cuando estés en alguna fiesta con el, coquetea descaradamente cuando puedas, deja que se te escape una caricia atrevida que le haga perder el control. Tus travesuras deben pasar desapercibidas para los demás.

Aprovecha cuando estén sentados en la mesa, es imprescindible estar en compañía de invitados y anfitriones. Manoséalo por debajo del mantel, sin recato alguno y juguetea provocativamente con tus piernas entre las suyas o descálzate y sube tu pie lentamente por su pierna hasta llegar a su centro. También puedes rozarle distraídamente al pasar o colocarte de pie delante de el y ocultar una mano tras tu cuerpo para tocarlo. Cualquier hombre, incluso el más tímido y correcto, arderá de afán por responder a las atenciones de una divertida y traviesa amante en busca de satisfacción sexual.

La malicia de tu descarada coquetería le agudizara la creatividad. De alguna manera encontrara como escurrirse entre los invitados hasta la cocina, el baño o alguna habitación donde terminar el juego que tú empezaste. Todos los hombres adoran a este tipo de situaciones y travesuras eróticas, especialmente cuando las iniciativas son femeninas.

El arte del placer oral

Antes de que tus labios, tu lengua y toda tu boca comiencen la exquisita faena del sexo oral, asegúrate de no cometer ningún error funesto,  sigue estos consejos para una buena felación.

  •  Saborear y disfrutar: Tus labios pueden ser deliciosos y carnosos, y tu lengua atrevida y  juguetona, pero si el no siente que lo estas disfrutando, todo lo que hagas con tu boca será en vano. Recuerda que el mejor ingrediente para el buen sexo es la actitud. Disfrutará del mejor sexo oral en la medida en que tú también lo disfrutes.
  •  Concentración: Concéntrate en lo que estas haciendo. El sexo oral es una de las labores eróticas que más atención requiere. La fuerza de su erección y la intensidad de su orgasmo serán directamente proporcionales a la concentración y atención con que realices tu boca.  Debes estar atenta también para evitar roces con tus dientes.
  •  Continúo movimiento: Hagas lo que hagas con su pene en tu boca, hazlo continua, suave y uniformemente. Nunca hagas cambios bruscos, de lo contrario, arruinarás el momento. Puedes acelerar a medida que notes que su excitación crece, mientras lo masturbas.
  • Atenta a sus reacciones: Puedes jugar precisamente a cambiar el ritmo o parar un poco para desesperarlo y aumentar su excitación.

Desarrolla el gusto por el sexo oral, y no te pierdas el delicioso momento de darte y darle placer de esta forma.

Directo, en cualquier situación

Sorpréndelo con tu mano hurgando entre sus pantalones mientras ve la televisión, mientras lee, o está sentado frente al computador, cocinando o en el automóvil.  Le encantará que lo acaricies en cualquier momento inesperado, ya que no hay hombre que se resista a las impertinencias sexuales!

Al final del día, o después de una larga ausencia, utiliza con tu hombre una técnica de dulce bienvenida tocando sus glúteos o su entrepierna como señal de afecto y cariño.  Así, cuando veas a tu hombre, expresa con tus manos que estas pensando en sexo y comienza acariciarlo cuando se acerque a ti.

No pienses que el lugar no es el apropiado o lo que diga la gente, cuando tengas oportunidad y nadie esté viendo, hazlo, solo hazlo.  El sabrá cuando lo extrañaste o cuanto lo deseas en ese momento.

😉