Escápate

20111203-220021.jpgEn la convivencia de la pareja el sexo fuera de casa siempre es maravilloso por que tiene el encanto de lo nuevo y la rompe con la rutina, es una lastima que muy pocas parejas lo hagan con frecuencia. Lo más probable es que el tiempo y el presupuesto sean inconveniente a la hora de escaparte, entonces puedes guardar este plan para casos de emergencia, cuando necesites que tu pareja reviva su apetito y creatividad sexual.

Una vez que las maletas estén cargadas y el auto listo, sentirás como las preocupaciones van olvidándose con cada kilómetro de la ciudad que dejas atrás. Definitivamente es un escape necesario para dejar los problemas a un lado y conseguir que tú y tu pareja se concentren solo en pasarla bien y revivir emociones.

Puedes planear una viaje improvisado, para lo cual necesitas hacer algunas cosas:

Convence a tu pareja de que este fin de semana será diferente y que no estas dispuesta a quedarte en casa. A veces seguir nuestro impulso de huir del mundanal ruido, sin planificar nada, es la mejor manera de que todo salga perfecto.

Alquilar o prestar una casa en el campo, en la playa o en las montañas. No necesitas nada extraordinario ni especial, simplemente una casa fuera de la cuidad.

Si tienes hijos buscar un familiar cercano que los pueda cuidar, igual con las mascotas. Olvídate de los problemas por unos días y prepararte para tener una aventura apasionadamente.

Lleva solo lo necesario y viaja ligera.

Recuerda siempre que la aventura es peligrosa, pero la rutina es mortal. 😀

Anuncios

El punto mágico masculino

El punto mágico masculinoEl perineo es un punto mágico que tiene todos los hombres y es comparable con nuestro famoso punto G. En la antigua china, el perineo era conocido como el “punto del millón de piezas de oro”, porque supuestamente ese era el precio que tenía que pagarle a un maestro taoísta quien quisiera saber dónde estaba el “botón mágico” del cuerpo masculino.

El perineo es la zona de 2 a 3 centímetros que se encuentra entre el escroto y el ano. Cualquier movimiento o presión que ejerzas sobre esta diminuta zona, incrementará su placer, además, es un punto clave para controlar la eyaculación ya que los músculos que controlan la micción se encuentran en esa zona, y son los mismos músculos que, con el debido ejercicio, pueden controlar la eyaculación masculina y hacer que su erección dure por más tiempo.

El perineo puede ser estimulado de dos formas, externa e internamente.  Para hacerlo externamente, pon un dedo sobre el perineo y muévelo circularmente, desde el escroto hacia el ano, presionando delicadamente mientras lo masturbas o le das sexo oral.  Para hacerlo internamente debes introducir un dedo en su ano y acariciar la misma zona , lograrás tocar su próstata logrando el mayor placer físico que un hombre pueda sentir, inclusive podrías hacerlo eyacular sin necesidad de tocar su pene.

Si estás dispuesta a hacerlo, habla primero con tu pareja, hay hombres que por prejuicios no toleran ser estimulados cerca del ano o en el perineo, y mucho menos ser penetrados por sus parejas, ya que erróneamente piensan que es un signo de homosexualidad.  Si tu pareja accede a ser estimulado de esta manera, procura ser lo más sutil y delicada y observar sus reacciones para detenerte en caso de que haya alguna incomodidad.  Si vas a penetrarlo con tus dedos, es recomendable tener uñas cortas, usar lubricantes y un preservativo.  Existen también juguetes sexuales para ellos, diseñados para su satisfacción.

Las joyas de la familia

Las joyas de la familiaEl escroto y los testículos son dos de las partes más sensitivas que tiene un hombre en el cuerpo, tocar esta parte de sus genitales puede generarle mucho placer o mucho dolor, todo depende de la sensibilidad y pericia que tengas al tocarlo.  Acaricia sus testículos al mismo tiempo que le das placer oral en su pene, es una técnica infalible para incrementar su goce sexual.  Complementa tus caricias con lamidas o suaves chupadas en sus testículos mientras lo masturbas.

Tienes que ser sumamente delicada en esta es zona de alto riesgo, un instante de brusquedad que le haga sentir dolor y habrás perdido toda la sensualidad del momento.  Estira sus testículos suavemente hacia abajo, rodea y presiona el escroto con tus dedos índice y pulgar.  Acarícialos con la palma de tu mano desde el ano hacia la dirección del pene.  Estas técnicas no solo lo harán sentir más placer, sino que servirán también para retrasar la eyaculación si las ejecutas con un poco más de presión.

Observa siempre sus reacciones y déjate guiar por las caricias que más le gustan. Dale confianza y déjalo que se comunique contigo para que te diga si lo estás haciendo bien, o prefiere ser tocado de otra forma.

Luces

LucesLa luz es un detalle crucial a la hora de hacer el amor, evita encender demasiadas luces como si estuvieras en un estadio, o por el contrario, evita una completa oscuridad donde parece que quieres esconderte, deja que haya la suficiente iluminación como para que él pueda verte y ambos puedan ser testigos de sus movimientos.  En el sexo mucha comunicación no se hace con palabras sino a través de los ojos.

A todos los hombres les gusta y les excita ver el rostro y los gestos de placer de su amante, él se deleitara observando como tus senos se mueven al ritmo de la penetración o viendo como su pene desaparece lentamente mientras se desliza por la entrada de tu vagina.  Nunca prives a un hombre de admirar el espectáculo que implica hacerte el amor, recuerda que los hombres son eminentemente visuales.

Juega con la iluminación, prefiere lámparas de pedestal o de velador que iluminan solo ciertos rincones de la habitación, las velas son muy sensuales y resultan favorecedoras para apreciar las texturas y los tonos de la piel, busca efectos diferentes y originales con luces de colores, utiliza bombillas rojos o rosas que produzcan un ambiente tenue y sexy, siempre ilumina lo suficiente para que ambos puedan deleitarse con sus cuerpos, sin que nada de esto resulte molesto.

Ilumina y decora tu habitación adecuadamente, es el escenario donde tú y tu pareja pasarán largas horas de pasión y erotismo.

Sexo sin penetración

Sexo sin penetraciónLa mayoría de las personas tienen arraigada la idea de que la penetración es la frontera final del sexo.  Es muy difícil romper con este esquema cultural y sociológico, es como si por alguna razón todos los seres humanos tuviéramos el cuerpo programado para dar justo con el camino clásico para llegar al orgasmo, penetrar hasta el éxtasis y luego reposar, eso es fantástico pero no es la única manera de tener sexo.  Hay inclusive quienes piensan que si no hubo penetración no hubo buen sexo, lo cual es completamente falso.

A la hora del sexo la penetración es una opción como lo puede ser cualquier juego sexual, los amantes realizan acciones espontáneas, influenciadas por su libido o por la “calentura” del momento.  Si habrá o no penetración, es decisión de los amantes, aunque la recomendación es dejarla hasta el final y practicar juegos sexuales previos todo el tiempo que sea necesario, sin apresuramientos.

Sólo cuando la penetración deja de ser el objetivo final, surge la musa de tu sexualidad, tu creatividad entra en acción y comienzas a ensayar cosas nuevas y fascinantes. Alternativas como los juguetes sexuales, la lencería, las caricias interminables o las fantasías sexuales, pueden inclusive hasta reemplazar la penetración en casos excepcionales sin que se pierda el erotismo del momento. Cuando dejes de conformarte con el sexo mediocre y aburrido, en el que la penetración se convierte en algo predecible y automático, empezarás a darte cuenta del universo interminable de opciones que el sexo tiene preparado para ti y tu pareja.

Cambia el chip y explora!

Multiorgasmo masculino

Multiorgasmo masculinoEs muy bien sabido que un hombre fuerte y bien dotado puede hacerlo varias veces en una noche con su pareja, pero, ¿Qué significa hacerlo varias veces? Para la mayoría de hombres significa tener un orgasmo, eyacular, espera unos minutos y volverlo a hacer, y aunque esto está bien para disfrutar largas horas de sexo, muchos hombres después del primer orgasmo, que suele ser rápido, pierden muchísimo su excitación y su deseo para hacerlo una segunda vez, y si contamos que un hombre para eyacular necesita en promedio 6 minutos y una mujer 20, entendemos la razón por la que muchas mujeres nos sentimos insatisfechas en la cama.

Para disfrutar de las maravillas del sexo, no puedes ser tú la única en esforzarte en aprender y practicar cosas nuevas, también de él depende conocer su cuerpo y aprender técnicas para mejorar su sexualidad, por ejemplo, controlar sus orgasmos. Aunque la mayoría de hombres y mujeres lo ignoran, el orgasmo y la eyaculación son dos procesos físicos diferentes e igualmente controlables.

Probablemente tu hombre no conozca su capacidad multi-orgásmica ni de lo que tiene que hacer para desarrollarla. Si lo animas y le ayudas, se sentirá sexualmente más fuerte y mejor amante, y tú te lo agradecerás a ti misma después de recibir intensas horas de placer.  Si tienes un amante divertido y ardiente, lo más seguro es que se interese en aprender algo nuevo para gozar más del sexo, así que enséñale estas técnicas para controlar sus orgasmos:

1. El tendrá que ejercitar sus músculos del amor, deberá hacer los mismos ejercicios que tú haces, contrayendo y relajando los músculos con que controla la micción. Fortaleciendo estos músculos no solo aumentara la intensidad de su orgasmo sino que también podrá regular la eyaculación fácilmente.

2. Cuando estés teniendo sexo con él, déjalo llegar hasta el clímax y detén su orgasmo. Aprieta exactamente debajo del glande durante 30 segundos, tira el pene en dirección al ano o tira sus testículos delicadamente hacia abajo, con cuidado, nada de brusquedad, no querrás que se desanime fácilmente.

Una vez que hayas detenido su eyaculación, continúa gozando de la deliciosa faena sexual y cuando vuelva a acercarse al clímax, repite el proceso.

Ten paciencia y perseverancia, recuerda que el mejor sexo es el que requiere esfuerzo y práctica. Si tanto tú como él hacen los ejercicios recomendados, conseguirán contener la eyaculación y provocar en él orgasmos más cortos pero igual de placenteros, al final quien se beneficiará con los resultados serás tú, ya que conseguirás que él te de todo el placer que necesitas y la pasarán muy bien juntos.  Una vez que se sientas satisfecha, no contengas más su eyaculación y prémialo para que se venga sobre ti intensamente.

Se lo merece, fue un buen alumno. Guiño

Candaulismo

CandaulismoLos celos radicales denotan inseguridad, significa que no confiamos en nuestra pareja lo suficiente como para aceptar que el ó ella puede ser objeto de las miradas o insinuaciones de otras personas, y más aún, creer que nuestra pareja no está lo suficientemente comprometida en la relación que la lleve a cometer una infidelidad, pero, ¿qué pasa cuando sucede todo lo contrario?, es decir confiamos tanto en nuestra pareja y existen tal grado de seguridad en la relación, que somos capaces de permitir, bajo nuestro consentimiento, que nuestra pareja se involucre sexualmente con otra persona, o más aún, excitarnos ante esta situación hasta el punto de ser testigos presenciales de sus encuentros sexuales.  Esta parafilia se denomina Candalagnia o Candaulismo.

Muchas parejas pueden llegar a situaciones de candaulismo si mantienen relaciones muy sólidas y maduras.  En vez de sentir celos de que otra persona corteje a nuestro compañero/a, detalles como una mirada, mensajes privados, piropos, insinuaciones y provocaciones, despiertan mutuamente el deseo sexual, y en vez de ocultar estas situaciones como normalmente se haría, la pareja se comunica y las comparte, logrando un efecto contrario a los celos que hace que la pareja se desee y se valore más.

La situación podría ir más allá y la pareja podría optar por hacer realidad sus fantasías, incluyendo poco a poco a alguna tercera persona en la relación.  La manera de hacerlo podría ir desde mantener un chat atrevido con esa persona, una cita, un beso o hasta la aceptación explícita de la pareja de que uno de los dos mantenga sexo con esa tercera persona mientras el otro observa.  Esto no se considera un trio porque el observador solo se limita a eso, mas no a participar, esa tercera persona ha aceptado ser parte del juego y se abstiene a reglas claramente establecidas por la pareja.

Muy pocas parejas logran tal nivel de comprensión, ya que a la mayoría nos gobierna lo que en psicología denominamos “reflejo de retención de la pareja”.  En situaciones de celos lo que más nos mortifica es la falta de sinceridad y la pérdida de la confianza, pero cuando se logra tal nivel de confianza y honestidad en la pareja, se puede crear un vínculo tan fuerte entre ellos que supera cualquier tabú, incluyendo la aceptación de que su pareja es un ente sexual que puede disfrutar del sexo con otra persona, y nosotros encontrar placer en esa situación.  Aunque esto parezca algo descabellado por nuestras influencias sociales, no lo es, siempre y cuando la pareja se sienta completamente a gusto con esta práctica y no se lo haga por imposición o presión.

Como en todo juego sexual, todo es permitido en libre consentimiento de la pareja, siempre y cuando no atente contra la voluntad o la integridad de las personas.  Habla con tu pareja acerca de situaciones de celos que los perturban.  No insinúo que toda pareja debería recurrir a la candalagnia como medio de ser creativo y romper la monotonía, no todas las parejas están preparadas mental y emocionalmente para ello, pero debemos saber que hay quienes lo practican y han sabido sacar provecho de una situación como los celos que, para la gran mayoría, es decisiva para la terminación de la relación.

Verano del 69

Verano del 69Dar y recibir placer oral son dos cosas magnificas y enormemente gratificantes para nuestra vida sexual y seguramente ya lo has experimentado con tu pareja gracias al popular y excitante 69.  Existen 3 posiciones en las que lo puedes hacer, coloca a tu pareja boca arriba y ubícate encima de él boca abajo, coloca tu vagina en su boca, utiliza tus manos y tu boca para estimular su pene, trata de que tus rodillas y tus codos aguanten un poco el peso de tu cuerpo para que él pueda tener comodidad y masajear tus senos si lo desea, él tendrá una perfecta visión de tu vagina y podrá saborearla completamente; en la segunda posición él se coloca encima, pero sin apoyar su cuerpo en el tuyo para no cansarte sobre todo si es un poco pasado de peso, él debe tener su pubis separado de tu cara para que puedas jugar con su pene libremente, levanta tus piernas para que pueda lamer y besar toda tu vagina; la tercera posición podría resultar incómoda pero es igual de excitante, tú y él se colocan de lado en una especie de abrazo invertido a nivel de las caderas.  A pesar de que todo es válido en el sexo, no es recomendable hacerlo de pie como en mucha películas porno, ya que él debe tener mucha fortaleza física en sus piernas y tú debes ser delgada, es una posición cansada y al estar tu boca abajo no te permite relajarte.

Lo importante en el 69 es tener coordinación en el placer que das y el que recibes, procura ir con tu pareja al mismo ritmo, al ser una posición tan excitante no te apresures y tómenlo con calma, procura entender lo que quiere tu pareja y exprésale de la misma manera lo que tu deseas, y, como en cualquier otra posición sexual, solo relájate y disfruta.

A ponerlo en práctica Guiño

En 2×2

En 2x2Existen algunas desventajas de esta posición, por ejemplo, no te puede besar y se pierde el contacto visual, pero nadie duda que estas es una de las posiciones favoritas de todos los amantes ya que es la más directa y provocativa invitación femenina diciéndole a su pareja, poséeme, estoy lista, quiero sentirte dentro de mí.

Cuando el esta detrás de ti, tus nalgas y tu ano queda completamente expuesto y eleva su libido al máximo, tus senos quedan libres y el los puede acariciar fácilmente, tú recibes estimulación directa en el clítoris por la presión que ejerce su pene en tu vagina, la vulva y el perineo, además, el recibe estimulación extra en el escroto y el ángulo de penetración es perfecto para ambos, sus manos libres pueden agarrar firmemente tus nalgas y, si te sientes cómoda, puedes recibir unas leves nalgadas que estimularán más tu placer.

Te dieron ganas de hacerlo? A mi si Guiño

Vestirse para el éxito

Vestirse para el éxitoEn juego de seducción, se requiere que hagamos uso de todas las estrategias para cautivar y elevar los sentidos.  Los hombres te desean, no porque conozcan cada detalle de tu cuerpo, sino porque se deleitan con el erotismo y la sensualidad de la ropa, lencería, zapatos y accesorios que usas, y en la medida que cuides cada detalle de tu vestimenta, inclinarás la balanza a tu favor a la hora de conquistar a ese hombre que tanto te gusta.

Usar prendas bonitas y sexys, que al mismo tiempo resalten tus atributos y oculten alguna imperfección, es un complemento final que te define como una mujer completa. Vístete pensando en complacerle la vista, hacer volar la imaginación y mostrar delicadamente y con clase tus encantos.  Ten presente que la ropa debe ser una extensión de tu personalidad, que acentúe la seguridad en ti misma y que vaya de acorde a lo que haces o al lugar que visitas, nunca uses algo que no te haga sentir bien, recuerda que dependiendo de lo que uses, puedes ser elegante y sexy para visitar una Iglesia, ir al trabajo, salir de noche con tus amigos, o para esa cita especial. 

En la intimidad, vístete pensando en que lo que usas va a ser parte de los juegos sexuales.  Los hombres se fijan en cada detalle de lo que llevas puesto y con mucha más razón la lencería debe hablar bien de ti.  Suelta tu pelo y camina por la habitación, modela ese nuevo babydoll que compraste, sedúcelo con tu mirada y poco a poco despójate de todo con mucha sensualidad.  La lencería fue creada para que los hombres la disfruten con detenimiento, pasión y erotismo.

Recuerda, lo que uses define tu personalidad, la vestimenta es ese elemento que podría ser el factor determinante para que el día sea perfecto o no, como te sientes es como te ven, y ante todo, lo más importante, nunca olvides salir de tu casa con tu mejor accesorio, tu sonrisa.