Archivo del sitio

Una ducha estimulante

Busca la forma de persuadirlo para que vea como te duchas sin decírselo directamente.  Aprovecha cuando se este afeitando o cepillando sus dientes para darte una ducha, o también puedes pedirle que te pase algo y obligarlo a entrar al baño, cualquier excusa es buena: que te traiga una toalla, que vaya a buscar una crema o simplemente dejar la puerta entreabierta y que fisgonee a su antojo.

Una vez que consigas tenerlo dentro del cuarto de baño no dejes que descubras tus intenciones, actúa naturalmente concentrada en tu ducha. Seguramente intentará espiarte por que todos los hombres adoran y les excita idea del vouyerismo.

Los hombres encuentran irresistible a una mujer mojada e indefensa bajo el agua, algo tan simple, como ducharte frente a él, activará su apetito sexual.  Una vez que entre al agua contigo, deja que te abrace para que el agua caiga sobre los dos y ninguno sienta frío, la agradable sensación del agua tibia lo relajará y vigorizará su erección.

Un hombre en una ducha es una presa fácil y apetitosa, acarícialo provocativamente con el jabón hasta que no puedas resistir a sus desenfrenadas ansias de hacerte el amor. Ponte de rodillas frente a él y complácelo.  Siente como corre el agua fresca por tu rostro y refresca su miembro mientras tú te dedicas a darle placer.

Mastúrbense mutuamente bajo la ducha hasta conseguir un inolvidable orgasmo.

Anuncios

Muéstrate ante él

Muéstrate ante él¿Te has masturbado delante de tu pareja? Está comprobado estadísticamente que esta técnica enloquece a un 99.9% de los hombres.  ¿Sabes que solo el 44% de las mujeres se masturba, y que solo el 15% lo hace frente a su pareja?  Eso significa que muy pocos hombres tienen el privilegio de ver a sus parejas darse placer a sí mismas y podría suponerse que serías la primera en hacerlo para él.  Déjate llevar para que sea un espectáculo erótico que nunca olvidará.

El mayor atractivo de esta técnica consiste en que, para el hombre, ver a una mujer masturbarse, implica mirar y luego participar, una de sus fantasías favoritas. Aunque puedas pensar que es una practica egoísta y dirigida únicamente a darte placer, te equivocas, lo enloquece mirar, alimentas su morbo voyerista y llevas al límite su deseo sexual.  Siéntate en una silla y hazle ver que no llevas puesta ropa interior, acaríciate sensualmente y haz divagar tus dedos entre tu pubis, tu vagina y alrededores.  Si te falta seguridad, practica a solas frente a un espejo, y si perteneces al 56% de las mujeres que nunca se masturba, convierte esta técnica en un reto personal.  No seas recatada ni tímida contigo misma, todos los hombres sueñan con este estímulo de parte de su pareja, él estará desesperado por unirse a tu juego, y cuando veas que no pueda más y la excitación lo consume, permítele que se una al mismo.

Masturbarte y muéstraselo, es indispensable para que puedas disfrutar del sexo a plenitud con él.

Guiño

Dulce néctar, no lo rechaces

Desde épocas ancestrales el sexo oral de la mujer hacia el hombre es tal vez una de las actividades sexuales más practicadas por las parejas, la gran mayoría de mujeres coincidimos lo satisfactorio que nos resulta brindar placer de esta forma a nuestra pareja, y no se diga ellos, ya que no creo que exista algún hombre en el mundo que se queje al respecto.  El sexo oral puede ser practicado como preparativo antes del coito, o como alternativa a este, en situaciones y lugares en las que la pareja esté deseosa de hacerlo.  En ese sentido, seguramente te has encontrado en la disyuntiva de receptar o no su esperma en tu boca, si todavía no te has decidido a hacerlo, y aunque te resulte extraño o desagradable, recibir el fruto de su orgasmo en tu boca es de lo más sexy que puedes hacer por tu hombre y no hay mejor forma de culminar el placer que le das, que de esa manera.

Si la idea de tragar semen te horroriza, piensa que es un fluido natural, completamente inofensivo para la salud y compuesto por un gran porcentaje de proteínas y azúcar. Un hombre puede eyacular aproximadamente 1 ó 2 cucharadas de semen en cada orgasmo, cuya composición es ligeramente espesa y tibia y su sabor no es desagradable.  Si estás decidida a tener ese detalle romántico, sensual e intimo con tu novio o esposo, asegúrate de hacerlo con plena confianza y seguridad de que tanto tú como tu pareja lo disfrutarán.  No lo hagas inesperadamente porque podrías experimentar nauseas, y él podría interpretar tu reacción como una señal de rechazo creando en ambos una imagen negativa del momento.  Puedes empezar previamente, probando unas cuantas gotas de semen que quedan en tu cuerpo o en el suyo después de hacer el amor, habla con tu pareja al respecto y coméntale tus sensaciones al probar su esperma, puedes sugerirle que mejore su dieta omitiendo carnes rojas y comiendo más frutas y vegetales para mejorar su sabor dulce.  Conforme te vayas familiarizando con su semen, te sentirás con más confianza para receptar toda una carga orgásmica y después no vas a querer desaprovechar ninguna oportunidad que tengas para hacerlo.  En lo personal, no voy a negar que al principio tuve algunos problemas para tragar el semen de mi novio, pero poco a poco me fue gustando más su sabor y ahora disfruto cada vez que lo hago.  Es placentero poder ofrecerle sexo oral a Nacho en lugares poco habituales como el carro, el baño de un centro comercial o una playa solitaria, sin preocuparse de la incomodidad que genera el semen en estos lugares.

Si luego de haberlo probado varias veces definitivamente te sientes incapaz de tragar su semen, no lo rechaces completamente, es la culminación explosiva de su orgasmo y debes valorar lo que él te ofrece.  Antes de que eyacule retira discretamente su pene de tu boca y mastúrbalo con firmeza, siente como expulsa semen de su miembro y este se esparce por tus manos, acerca tus senos y deja que reciban una parte también.  Si lo haces con naturalidad, entrega y mucha pasión, él entenderá que, aun cuando no estés lista todavía a tragar su néctar de vida, disfrutas intensamente al igual que él cuando tiene un orgasmo.